“El diálogo, requiere la convicción de que una solución debe proponerse o aceptarse, no como una condición para el triunfo de una ideología sobre las demás. El diálogo no excluye la controversia, la discrepancia, la oposición o la pasión por las ideas.

El diálogo no es expresión de debilidad, ni implica asumir compromisos ambiguos, porque la simple razón del diálogo no es un fin, sino un medio; que no da la verdad, ni resuelve problemas por sí mismo, sino que ordena la discusión de las ideas y permite la construcción de soluciones mayoritarias a los grandes problemas que enfrenta  nuestro país.”

Juan Camilo Mourillo Terrazo

Anuncios