Estaba sólo cuando al día siguiente el sol me desveló
me desperté abrazando la ausencia de su cuerpo en mi colchón.

Lo malo no es que huyera con mi cartera y con mi ordenador
peor es que se fuera robándome además el corazón.

Anuncios