Este hombre ha escuchado una copla popular. Dice la copla:
Quien no sabe de penas
en este triste valle de dolores
no sabe cosas buenas
ni ha gustado de amores,
pues penas es el traje de amadores.
“Penas es el traje de amadores”… El hombre medita esas palabras, y las guarda. Ha entendido que quien ama debe estar dispuesto a sufrir por causa del amor.
Este hombre es poeta. Es santo también. Confía en Dios. “La confianza en el Padre es la mejor alforja”, dice. Pero valora igualmente lo humano. Dice: “El pensamiento del hombre es la maravilla mayor del mundo entero”.
Este hombre se llama san Juan de la Cruz. (AFA)

 

Anuncios