HOY solo me dedicaré a ver a mis hijos deambular alegremente por el hogar que han construido a mi lado. Este lugar donde moran sus ilusiones recuperadas y algunos dolores recónditos. Hoy solo me importará el brillo de sus ojos, sus gritos, pleitos y reconciliaciones. Hoy puedo asomarme al futuro viendo el viejo calendario enflaquecido sosteniendo una hoja a la que le pesan los días ausentes. Hoy mi felicidad es simple, grandiosa por insignificante…

 

A. Santos



Anuncios